Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación en nuestra web y así poder ofrecerte una mejor experiencia y servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 39 €
LA WEB PERMANECE ABIERTA LAS 24H. #YOMEQUEDOENCASAYSUEÑO
LA WEB PERMANECE ABIERTA LAS 24H. #YOMEQUEDOENCASAYSUEÑO


Nuestra web continúa funcionando con normalidad. Todos nuestros almacenes y servicio de venta a distancia están activos. Y si tenéis dudas, estaremos encantados de atenderos desde Atención al Cliente.

Hemos implementado las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias (higiene, teletrabajo, turnos e incluso el cierre de nuestras tiendas físicas). Pero no nos hemos ido, y aunque nos quedemos en casa, seguimos soñando con las montañas y queremos ponértelo muy fácil:
  • Ampliamos el plazo de recogida de pedidos en tiendas físicas.
  • Ampliamos el plazo para cambios y devoluciones.
  • Puedes contactarnos por email atencioncliente@barrabes.com, chat o Whatsapp de lunes a sábado de 9h a 19h.

Atención: En los pedidos realizados durante este periodo de cuarentena en España, es posible que las agencias de transporte sufran algún retraso en la entrega.

Video: Gran apertura alpina para Bru Busom, Martín Elías y Marc Toralles, Grand Charmoz. 650m, M6+, 6b

Por Barrabes - 30 de Enero de 2020 en Noticias  |  Deja tu comentario
2 intensos días en las agujas de Chamonix.

Los alpinistas Bru Busom, Martín Elías y Marc Toralles abrieron los días 22 y 23 de enero una gran ruta en el Grand Charmoz, Chamonix. Se trata de “Le Grand Charme”, 650m de alpinismo con dificultades objetivas entre M6+ y 6b y, como suele ocurrir en este tipo de alpinismo, dificultades subjetivas y compromiso difícil de evaluar.

Nos lo cuenta Marc Toralles:

Elías, Toralles y Busom en Grand Charmoz. Foto: Elías, Toralles y Busom
Elías, Toralles y Brusom en Grand Charmoz. Foto: Elías, Toralles y Brusom

“El pasado 22 de enero, nos despertamos con la calma en casa de Martín en Chamonix. El día anterior habíamos en Kandersteng escalando, así que volvimos tarde por la noche. Tras desayunar y preparar el material, nos dirigimos al teleférico que nos llevaría al Plan de l’Aiguille, estación intermedia de la Aiguille du Midi. Nos calzamos los esquís y en dos horas largas llegamos a la base de la pared.

Tras valorar si dormir en la base de la pared y atacar la escalada al día siguiente o escalar hasta que se hiciera de noche y hacer vivac a mitad de pared, optamos por la segunda opción, empezar la escalada y dormir donde pudiéramos. Eran las 14:30, así que todavía teníamos unas horas de luz.

En Le Grand Charme, Grand Charmoz. Foto: Busom, Elías, Toralles
En Le Grand Charme, Grand Charmoz. Foto: Busom, Elías, Toralles

El primer largo, aparentemente fácil, se nos complicó más de lo esperado, y eso nos indicó que la escalada sería más laboriosa y difícil de lo que podía parecer. Resultó ser sostenida y muy buena. Cada largo nos exigía pero a la vez nos permitía disfrutar de la escalada, que era realmente de calidad.

Le Grande Charme. Brusom, Elías, Toralles
Le Grande Charme. Brusom, Elías, Toralles

Esa primera jornada escalamos 5 largos. Algún tramo resultó más tenso, debido a la calidad de la roca, pero en general era sólida. El 4 largo, ya de noche, parecía inescalable en libre, pero contra todo pronóstico resultó ser muy agradecido y disfrutón de escalar...y es que, de noche, todo parece más tétrico.

Escalando de noche en el Grand Charmoz. Foto: Elías, Toralles y Busom
Escalando de noche en el Grand Charmoz. Foto: Elías, Toralles y Brusom

Bru Busom, Martín Elías y Marc Toralles en Le Grande Charme. Foto: Busom, Elías, Toralles
Bru Brusom, Martín Elías y Marc Toralles en Le Grande Charme. Foto: Busom, Elías, Toralles

Finalmente llegamos a un pequeño nevero en donde pudimos cavar unas gradas para poder dormir. Tras una fría noche, el despertador sonó un par de horas antes de que amaneciera. Realmente cuesta mucho arrancar de esos fríos vivacs, así que ya era de día cuando metimos los sacos, hornillos y esterillas en una mochila, y decidimos tirarla ladera abajo. No íbamos a bajar por el mismo sitios, y preferíamos ir más ligeros hacia cumbre y descender en un pegue a muerte sin sacos ni Jetboil.

Vivac en Grand Charmoz. Foto: Busom, Elías, Toralles
Vivac en Grand Charmoz. Foto: Busom, Elías, Toralles

Tres largos de escalada similares a los del día anterior, nos llevaron a un flanqueo curioso, debido a que la nieve a partir de aquí era inconsistente y no permitía traccionar con los piolets.

Le Grande Charme. Brusom, Elías, Toralles
En Le Grand Charme, Grand Charmoz. Foto: Busom, Elías, Toralles

Una vez superado, llegamos a una goulotte que nos llevó al pie del último muro. A primera vista parecía infranqueable, y una vira que nos conduciría directamente a la arista NO era muy tentadora...pero decidimos intentar salir recto por un sistema de fisuras directo a la cumbre. En unos pocos metros nos dimos cuenta de que era terreno para pies de gato, y no crampones. Así que nos los quitamos escalando con botas y manos los siguientes largos. Las manos se quedaban congeladas por el frío al instante, pero no teníamos otra opción. Teníamos que salir de ahí, y en 4 largos de dificultad mantenida en 6b llegamos a la arista NO, que en 3 largos más nos llevaría a la cumbre del Grand Charmoz.

Sin embargo, este último tramo resultó ser más complejo de lo que esperábamos. Un tramo obligado con un pitón muy dudoso nos hizo apretar más de lo que esperábamos. Así que ya era de noche, y con un frío intenso cuando llegábamos a la cumbre del Grand Charmoz.

Le Grande Charme. Brusom, Elías, Toralles
Le Grande Charme. Busom, Elías, Toralles

Solo quedaba rapelar hasta la base de la pared. De noche y con fuerte viento, los primeros rápeles fueron más frescos de lo deseado. Tras 13 rápeles llegábamos a la base de la pared, en donde teníamos los esquís.

Como es de imaginar, calzarnos las botas de esquí, que llevaban dos días en el congelador, fue muy agradable. Y aún nos quedaba encontrar la mochila con los sacos y el jetboil y bajar a Chamonix.

La sorpresa fue encontrar la mochila vacía: durante la caída se había abierto, saliendo despedido todo el material. Empezamos a rastrear el glaciar mientras bajábamos con los esquís y, por suerte, empezamos a encontrar el equipo unos 300 metros más abajo. Conseguimos localizar los sacos y dos esterillas. Seguimos esquiando, ya directos hacia Chamonix.

Por fin llegábamos a casa de Martín, en donde nos esperaba una cama calentita para dormir.”

Le Grande Charme. Busom, Elías, Toralles
Le Grande Charme. Brusom, Elías, Toralles

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.