Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar y posibilitar la navegación de la web, y a partir de tus hábitos de navegación poder mejorar nuestros servicios y ofrecerte una mejor experiencia de compra.

Obtén más información en nuestra Política de Cookies.

Portes Gratis
a partir de 49 €

Cuerdas de escalada: mantenimiento, peligros y precauciones

Las cuerdas son el elemento más importante de la cordada y nuestro cordón umbilical a la vida cuando estamos suspendidos de ellas. Traemos este artículo para que sepas cómo cuidarlas y qué hacer y no hacer con ellas para conservarlas el mayor tiempo posible en las mejores condiciones de seguridad. Agradecemos a la marca Korda's la información facilitada y la revisión de los datos por su departamento técnico.

Barrabes
Las cuerdas, el elemento más importante. Esencial saber cómo cuidarlas.

Uno de los temas que más dudas suscitan entre nuestros clientes es el referente a todo lo que rodea el mundo de las cuerdas. Su indudable importancia en cuestiones de seguridad y a la abrumadora serie de datos que hay que tener en cuenta a la hora de elegir cuál es la que más nos conviene y sobre lo que ya escribimos un artículo que te invitamos a releer, hay que añadir que dentro de su robustez las cuerdas son unos artículos que precisan de cuidados muy específicos y dudas sobre su mantenimiento.

Durabilidad de la cuerda

¿De qué material están hechas las cuerdas?

La normativa tanto para cuerdas dinámicas como para cuerdas semiestáticas no habla de un material específico para construirlas, sin embargo nos encontramos que lo habitual es que las cuerdas de escalada, espeleología y barranquismo estén contruídas con poliamida. Es posible que encontremos también material textil fabricado con poliéster, polipropileno, polietileno de peso molecular ultra alto (Dyneema) o aramida (Kevlar) en el caso de cuerdas flotantes, cintas express, aros de reunión o arneses.

¿Cuál es la durabilidad de una cuerda?

Es complicado dar una cifra estándar de durabilidad de una cuerda ya que, además de la edad de la cuerda, influyen las características de la cuerda (sobre todo el grosor de la camisa) y el uso que se le ha dado o las condiciones en las que se ha almacenado y utilizado. Un estudio realizado llegaba a la conclusión de que una cuerda sin uso y con una conservación exquisita no pierde apenas prestaciones con el tiempo, pero según la información que consultemos a las marcas vemos que los datos pueden ser diferentes. Aceptamos que, como fecha límite de vida útil entre su fabricación y su retirada, en el momento en el que pasen 15 años desde la fecha de fabricación o 10 años desde el primer uso habría que dejar de utilizar una cuerda en cualquier circunstancia, teniendo en cuenta no obstante que la durabilidad decae drásticamente con el uso intensivo, pudiendo ser necesario retirar una cuerda a los pocos meses de su estreno si se hace un uso diario de la misma o incluso en el primer minuto de uso si ha sufrido un daño grave.

Barrabes
Atención a las cuerdas abandonadas en las instalaciones. Por precaución, mejor no confiar en ellas.

¿Qué cuidados precisan las cuerdas y cómo podemos aumentar su longevidad?

Con las cuerdas hay que tener precauciones muy obvias. Tanto en el uso como en el almacenaje, hay que tener cuidado con que no tengan contacto con cantos afilados ni objetos cortantes, así como mantenerlas alejadas de sustancias peligrosas. Igualmente importante es mantenerlas protegidas de la radiación del sol y las fuentes de calor en un entorno fresco y seco. Detalles como utilizar siempre una funda para cuerda de las que luego hablaremos o tratar de mantenerlas limpias mediante cepillados o lavados, son garantía de durabilidad. Ir cambiando de cabo en cada escalada es una buena práctica, igual que la de evitar constantes top ropes o utilizar un protector de cuerda si hay roces con aristas en rápeles. Sobre todo es esencial ser especialmente cuidadosos en los primeros usos.

Barrabes
Uso de protector ante roces previsibles contra aristas afiladas durante un rápel.

¿Qué importancia tiene en la longevidad de la cuerda los primeros usos?

Una cuerda nueva que no ha sido sometida a tensión tiene las fibras más relajadas y eso propicia la aparición de daños visibles (el popular “le ha salido una flor”) en caso de roces o abrasiones o los molestos rizos. Con el uso y el paso del tiempo la cuerda se tensiona y es más difícil que sufra daños por esas causas, así que recomendamos ser cuidadosos siempre, pero sobre todo durante las primeras cuatro o cinco utilizaciones.

¿Por qué se rizan las cuerdas nuevas?

Tiene que ver con la estructura en la que se fabrican las cuerdas. Al salir de fábrica tiene una estructura neutra y así se tiene que mantener al sacarla del carrete o el embalaje. El descensor, el aparato de aseguramiento o el roce con la instalación que hace de reunión o rápel puede propiciar que se modifique esa estructura neutra. Para ello conviene desembalar la cuerda de un modo cuidadoso, estirar bien la cuerda durante las primeras utilizaciones y evitar roces muy fuertes y continuados como escaladas en top rope o el uso del nudo dinámico como aseguramiento o descensor.

¿Es posible saber el año de fabricación de una cuerda si no tenemos su ficha técnica?

En algunas marcas, el año de fabricación de las cuerdas dinámicas tiene una correspondencia con un código de color en un hilo por dentro del alma de la cueda, pero no es obligatorio y no todos los fabricantes realizan esta buena práctica. En aquellas marcas que sí lo hacen, las cuerdas se fabrican con un hilo en su interior que indica el año de fabricación mediante ese código que se repite cada 10 años, de modo que viendo el color de ese hilo podemos saber la fecha de producción. Caso aparte son las cuerdas semiestáticas en las que, para cumplir con la normativa, es obligatorio que lleven una cinta en su interior con la fecha impresa.

Barrabes
Códigos de color en las cuerdas de Korda’s.

Revisiones y retirada de una cuerda

¿Cómo se puede hacer una revisión del estado correcto de una cuerda?

Se realiza de un modo muy simple, mediante un control visual y táctil en el que nos cercioremos de que no existen cortes, abrasiones, desgastes o deslizamientos en toda la extensión de la cuerda. Es una revisión que debemos hacer por costumbre al recoger y al desplegar la cuerda.

Barrabes
Durante el plegado y desplegado de la cuerda se debe comprobar el buen estado de la misma.

¿Qué indicadores nos avisan de que hay que retirar la cuerda?

Cortes, quemaduras o abrasiones serían un indicativo claro, pero lo cierto es que hay niveles leves en los que la seguridad no está comprometida. En otros casos, como si se desprende un polvillo blanco al rascar con la uña en la camisa o apreciamos la existencia de hernias (abultamientos) o hundimientos en la cuerda, serían motivo claro de retirada. El contacto con sustancias peligrosas igualmente invalidaría esa cuerda para la escalada.

Barrabes
Indicadores de gravedad del daño de una cuerda. Autor: Korda’s.

¿Puedo desechar las partes dañadas de una cuerda y seguir utilizando las que están bien?

Sí, si un tramo de cuerda que no haya pasado su edad máxima, ha sido revisado concienzudamente de modo visual y táctil y no se aprecia ningún tipo de daño puede seguir utilizándose teniendo precaución, obviamente, con la longitud disminuida del tramo resultante. Lo habitual es que se desechen los cabos de una cuerda de escalada y se siga utilizando el resto, ya que en los extremos es donde se reciben todos los impactos de las caídas y donde se realizan los nudos.

¿Cómo puedo evitar que se deshilache el nuevo cabo de la cuerda que he cortado?

La opción más rápida, limpia y segura es utilizando un cortador de cuerdas. Si no dispones de él, la manera casera de hacerlo es rodeando con cinta aislante la parte a cortar, seccionar la cuerda en ese punto y acercar un mechero hasta que se funda la poliamida de camisa y alma y, de este modo, no se deshilache.

Barrabes
Procedimiento casero para fundir la poliamida tras un corte de cuerda.

En mi cuerda, la camisa se ha deslizado sobre el alma, ¿qué puedo hacer?

El deslizamiento de camisa o funda es un problema que cada vez se da menos debido a que los fabricantes ya cuentan con métodos de contrucción que consolidan camisa y alma. No obstante, es posible que en cuerdas económicas o antiguas este problema aparezca. En ese caso, habría que cortar la parte sobrante de camisa y con un cortador de cuerdas o con un mechero, fundir la poliamida de camisa y alma en el cabo.

He pisado mi cuerda con los crampones, ¿debo retirar la cuerda?

Es estadísticamente improbable que puedas atravesar una cuerda con las puntas de los crampones o con un piolet. En el caso de que hayas tenido la mala suerte de clavar tus herramientas en la cuerda sigue siendo descartable que hayas seccionado un gran número de fibras como para que sea necesario retirar la cuerda. No obstante, revisa la zona afectada en busca de daños y, ante la menor duda, procede a la retirada.

¿Qué sustancias pueden deteriorar las cuerdas?

En general cualquier cuerda o elemento textil de seguridad que haya tenido contacto con un ácido tendría que desecharse. Sustancias de uso común como la lejía o ácido sulfúrico (quizás pienses que no es común, pero lo desprenden las baterías de los coches y puede estar en el aparcamiento de la zona de escalada) acaban con la resistencia de la cuerda. Vamos a repasar ciertas sustancias para aclarar si afectan o no a la resistencia y durabilidad de la cuerda:

  • Agua salada: El agua de mar no afecta a la resistencia de la poliamida, pero sí que es conveniente lavar con agua dulce una cuerda que se haya mojado con agua salada para eliminar sal cristalizada y otras sustancias que pudieran seccionar fibras.
  • Bebidas azucaradas: Los zumos o los refrescos azucarados de uso común no afectan a la resistencia de la poliamida, pero vuelve las cuerdas muchísimo más rígidas y la cristalización del azúcar en el interior de la cuerda puede afectar, mínimamente eso sí, a unas pocas fibras de la cuerda.
  • Lejía: Afecta a la poliamida y, por tanto, a la resistencia de la cuerda. Desechar cualquier cuerda que haya estado en contacto con la lejía.
  • Ácidos: Ácido nítrico, ácido acético, ácido clorhídrico, ácido fosfórico, ácido sulfúrico, el cloro y sus derivados... son conocidos enemigos de la poliamida. Cualquier mínimo contacto con estos productos tiene que concluir con la retirada de la cuerda. Volvemos a recordar lo fácil que es que el ácido sulfúrico de una batería entre en contacto con nuestras cuerdas simplemente dejándolas en el suelo de un aparcamiento con el peligro añadido de que el daño no es apreciable a simple vista.
  • Hidrocarburos (gasolina, gasóleo, petróleo): Los hidrocarburos no afectan a la resistencia de la poliamida, pero sí pueden acabar con los tratamientos exteriores que se le dan a muchas cuerdas, por lo que termina afectando a la vida útil de las mismas. Aunque no es peligroso en primera instancia, conviene no tener en contacto las cuerdas con los hidrocarburos.
  • Alcohol: El alcohol se puede utilizar esporádicamente en la limpieza de las cuerdas para eliminar restos de resina, por ejemplo, ya que no afecta a la resistencia de las fibras de poliamida, pero no debe hacerse de un modo generalizado o habitual porque, al igual que los hidrocarburos, puede devenir en envejecimiento prematuro de la cuerda.
  • Sangre: La sangre que puede entrar en contacto con una cuerda de escalada, por cantidad y afección únicamente a la camisa, no provoca que la cuerda muestre disminución en los valores de seguridad.
  • Orina: El ácido úrico de la orina afecta seriamente a la resistencia de las cuerdas por lo que hay que ser cuidadoso a la hora de orinar cerca de cuerdas o una vez que nos hemos atado. Precaución con esto.
  • Repelente de insectos: Aunque no todos los repelentes utilizan los mismos compuestos y por lo tanto no se puede generalizar en este apartado, un dato curioso de los estudios de resistencia realizados es que el repelente de mosquitos aumenta la resistencia de una cuerda. Esto es debido a que el repelente actúa como el recubrimiento (coating) que se le da a muchas cuerdas. Eso sí, el resultado es una cuerda rígida e inmanejable, por lo que conviene lavar la cuerda si ha entrado en contacto con repelentes de insectos.
  • Moho: No afecta a la resistencia de las cuerdas. Lavar para retirarlo.

Barrabes
El material por los suelos de los aparcamientos. Una práctica habitual y peligrosa.

¿Cuál es el mejor método para marcar las cuerdas?

Los remedios clásicos de rodear la marca de mitad con un esparadrapo o cinta aislante son rápidos y económicos, pero lamentablemente no siempre son eficientes y esa marca puede desaparecer o incluso ir desplazándose mínimamente cuando el tramo con cinta aislante pasa por la reunión, el descensor o el aparato de aseguramiento, con el consiguiente problema de seguridad que esto conlleva a la hora de medir un rápel o calcular un descuelgue. Nuestra recomendación es utilizar rotuladores especiales para poliamida y no cualquier marcador del mercado del que no sabremos si su composición debilita la poliamida.

Barrabes
Marcando la mitad de la cuerda, muy útil en descuelgues de deportiva y en rápeles.

Mantenimiento de una cuerda

¿Se pueden lavar las cuerdas?

Las cuerdas pueden y deben lavarse. Si no están demasiado sucias se puede solucionar la acumulación de polvo y tierra mediante un cepillado. La acumulación de suciedad en el exterior y en el interior de sus fibras pueden provocar la rotura de las fibras afectando a la resistencia, por lo que un lavado periódico de las cuerdas mejora sus prestaciones y aumenta su longevidad, siendo lo más rápido darles un lavado a mano en una bañera o barreño. Como recomendaciones básicas, hay que tener en cuenta que se debe evitar el agua a más de 30ºC de temperatura, nunca con agua salada, usar jabón neutro, programar el ciclo de lavado sin centrifugado y durante el secado evitar el sol directo y las fuentes de calor.

¿Se pueden meter las cuerdas a la lavadora?

Sí, respetando las instrucciones anteriores y siempre sin centrifugar. Es importante estar seguros de que en la utilización anterior de la lavadora no se ha utilizado lejía.

¿Se puede utilizar suavizante?

Se puede y, de hecho, es recomendable el uso de suavizante en caso de que la cuerda tenga algo de rigidez. Insistimos en que, al igual que el detergente, el suavizante sea de Ph neutro.

¿Se pueden secar las cuerdas en secadora?

No, no es nada recomendable. Hay que evitar a toda costa las fuentes de calor.

¿Cuál es el mejor modo de secar las cuerdas?

Como decíamos antes, es importantísimo evitar el sol directo y las fuentes de calor. Es mejor no tener prisa en el secado de una cuerda, dejándola a la sombra en un lugar ventilado preferiblemente mediante un plegado en cadeneta.

Barrabes
Cuerda tendida en lugar con sombra y ventilado, en cadeneta y alejada de fuentes de calor.

¿Influye el modo de plegado de la cuerda en la durabilidad de la cuerda?

No afecta a la durabilidad si no existen problemas asociados como enganchones fuertes o cortes, algo que puede pasar en ramas o picos de roca durante la aproximación o el retorno, pero sí que es cierto que ciertos modos de doblado pueden tener consecuencias en el posterior uso: el plegado en bandolera o el plegado en mochila, muy prácticos a la hora de hacer actividad o en aproximaciones y retornos, requieren un cuidado a la hora de desplegar la cuerda para no rizarla en exceso o que no se produzcan bucles que impidan el paso por el asegurador o descensor.

Barrabes
Un desplegado correcto nos garantiza que no existan rizos ni bucles.

¿Es necesaria la utilización de fundas para cuerda en escalada deportiva?

Las fundas para cuerda son uno de los elementos que más contribuyen a que nuestras cuerdas se mantengan en activo durante más tiempo. Además de la lógica comodidad para el recogido, el transporte y poder encontrar de un modo rápido los cabos, las fundas para cuerda limitan mucho la entrada de polvo y partículas minerales en el interior de la cuerda que, aunque mínimamente, pueden seccionar algunas fibras de la cuerda. La acumulación de polvo y tierra en la camisa agrava además el desgaste de dispositivos de aseguramiento, descensores, mosquetones, conjuntos express e instalaciones de descuelgue y rápel.

Tienda web: www.barrabes.com
Tiendas Barrabes: Barcelona, Benasque, Jaca, Madrid O'Donnell, Madrid Ribera de Curtidores, Zaragoza.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
No existen comentarios para este artículo.