Política de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación y servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra Política de Cookies
Portes Gratis
a partir de 60 €
ACTUALIDAD | CONSEJOS | 08 de Marzo de 2016

Como elegir el calzado de alta montaña y alpinismo

Manu Córdova
Botas para alpinismo

El calzado técnico de montaña tiene que cumplir 3 requisitos fundamentales: prestaciones, protección, y seguridad. Un cuarto factor influye decisivamente en este tipo de calzado, que suele ser rígido o semirígido: la comodidad.

La comodidad es importante no sólo porque nos permitirá disfrutar de la actividad, sino porque una bota que nos haga mucho daño, o incluso rozaduras y ampollas, nos hará ir inseguros, aumentando las posibilidades de accidente.

Pero no debemos confundir la comodidad que emana de la elección de un producto adecuado, con la comodidad en general. Por ejemplo: todos vamos más cómodos con zapatillas que con botas, o con botas flexibles que rígidas, pero cada situación requiere un tipo de calzado.

La comodidad es importante una vez elegido el tipo de calzado: si debo llevar bota rígida, buscaré el modelo que, con las prestaciones requeridas, más cómodo me haga sentir, pero no arriesgaré llevando zapatillas porque me resulte más cómodo.

Esto es muy importante recalcar en una época en la que, por influencia de la rapidez y de algunos profesionales, se prima una comodidad mal entendida sobre la seguridad.

Hagamos la elección que hagamos, la seguridad tiene que ser siempre el factor más importante que motive nuestra elección
.



¿BOTA SEMIRÍGIDA O RÍGIDA?

Bota semirígida

Las botas semirígidas son las más adecuadas para montañismo 3 estaciones. Son las botas perfectas y más usadas para ascensiones normales fuera de temporada invernal (tresmiles pirenaicos, etc). Su suela semirígida, que flexa, aunque mucho menos que una bota o zapatilla de senderismo o trekking, permite un buen caminar, pero da el apoyo necesario en zonas complejas, escalada en aristas, pedreras, tramos de nieve, etc, y da un buen equilibrio y protección cuando se carga mucho peso.

La Sportiva Trango Cube GTX, un buen ejemplo de bota semirígida

Suelen llevar (aunque no siempre) una suela cramponable semiautomáticamente, y su uso invernal está limitado a zonas no técnicas.

El secreto mejor guardado de una bota de alpinismo


En la suela de una bota hay un elemento no visible y desconocido que sin embargo es fundamental: el cambrillón. Esta pieza es la que da la rigidez. Una bota rígida de alpinismo incorporará un cambrillón completo absolutamente rígido e indeformable que nos garantizará las prestaciones.

Y aquí radica uno de los mayores avances en materiales vividos en los últimos 10 años. Hasta entonces, el cambrillón se realizaba en acero. Muy rígido, pero muy pesado.

En las botas actuales el cambrillón es de PU (Poliuretano), Fibra de vidrio o incluso, en las más avanzadas de esta selección, en Carbono. Total rigidez con un peso mínimo. Este es uno de los secretos que ha permitido en los últimos años disminuir el peso de las botas en hasta 400 gramos, aumentando la seguridad del montañero por menor cansancio acumulado.

Parte superior, cambrillón completo rígido (5); inferior, cambrillón semirígido(3-4)

La flexibilidad de los cambrillones suele ir del 1 (más flexibles) al 5 (rígidos). Las botas rígidas son 5, las semirígidas 3-4. La mayor flexibilidad suele obtenerse escamoteando material.

Bota rígida

Las botas con suela rígida son las necesarias para alpinismo invernal, escalada en hielo, corredores, ascensiones con nieve, etc. Suelen ser cramponables automáticamente, y la total rigidez de su suela da la seguridad necesaria para el alpinismo.

Una bota semirígida, por ejemplo, puede emplearse con crampones para una ascensión, pero es altamente desaconsejable usarla para escalar en hielo, o para ascender un corredor, porque el apoyo que brinda en estas ocasiones es deficiente.

Juan Corcuera
Necesitamos rigidez total de la suela para la práctica del alpinismo

El gran problema de este tipo de bota está en su incomodidad en aproximaciones y caminatas, etc. Pero hay que decir que, en los últimos años, esta incomodidad es mucho menor de lo que fue, debido principalmente a los diseños, materiales, flexión de caña, etc.

Dentro de las botas rígidas, tendremos que elegir entre:

¿BOTA SIMPLE O BOTA DOBLE?

Bota simple

Son la botas más usadas en la actualidad. Son aquellas sin botín extraíble.

Las actuales botas simples ofrecen una gran protección con un peso y un volumen muy contenido. Esta ligereza, producto del empleo de modernos materiales y de un diseño con mínimas costuras, producto de años de I+D, permite ganar seguridad debido al menor cansancio (menor peso), mayor comodidad (la horma de las botas actuales es de un confort impensable en el pasado incluso cercano), y mayor agilidad (menor volumen, diseño adaptado).

Algunas de ellas son verdaderamente calientes, gracias a las diferentes capas internas de materiales de última generación con una excelente relación de retención de calor/peso. En los últimos años están proliferando unos modelos técnicos, muy usados, con polaina integrada, como Boreal Stetind, The North Face Verto S6K Extreme, La Sportiva Batura 2.0. Es un tipo de botas altamente recomendable para caras norte, invierno frío, etc. En realidad, funcionan muy bien en la mayoría de situaciones.

Boreal Stetind, un buen ejemplo de bota simple con polaina integrada

La evolución del montañismo moderno, la mejora de las comunicaciones, etc, han provocado que la mayoría de actividades invernales que se realizan hoy en día sean C2C (Car to Car, de coche a coche). Por lo que, como era previsible, las botas simples rígidas han copado el mercado en sus diferentes versiones, y prácticamente todos aquellos que escalan en hielo, realizan alpinismo invernal más o menos técnico, escalan corredores, etc, llevan en los pies estos modelos -algunos más ligeros, otros más calientes- como Bestard Fitz Roy, Nepal Evo GTX, Nepal EVO GTX Woman, Boreal Kangri Bi-Flex, o Nepal Cube GTX.

Bestard Fitz Roy

Es lógico: la unión de tecnicidad, comodidad, agilidad y protección térmica es óptima. Sin embargo, sigue habiendo ocasiones en las que sus carencias pueden salir a la luz, especialmente en expediciones, situaciones de frío extremo y en actividades de varios días.

En estos casos, una bota doble sigue siendo fundamental.

Bota doble

No hace tantos años que las botas dobles -aquellas con botín interior extraíble- eran prácticamente la única opción de calzado cuando se hablaba de alpinismo invernal en nortes y altura. Su ventaja en cuanto a protección térmica era evidente, pero tenían un hándicap inherente: su gran volumen y peso, que penalizaba el alpinismo más técnico.

Con la nueva generación de botas simples, los modelos dobles quedaron relegados al uso en gran altura (Andes, Himalaya, etc), y para aquellos que buscan la mayor protección térmica en cualquier situación. Hay botas dobles de expedición, pero hay botas dobles, como la Sportiva Spantik o Boreal G1 Lite....., que pueden usarse en la mayoría de condiciones térmicas y técnicas en las que se usaría una bota simple de alpinismo.

La Sportiva Spantik, con botín interior extraíble

¿Cuáles son las principales ventajas de este tipo de botas? La mayor protección térmica es evidente. Pero hay más: el uso de bota simple en actividades de varios días tiene un hándicap: tras la primera jornada, la bota húmeda de sudor o de humedad externa no puede secarse; es más, por la noche esta humedad se congelará, por lo que el resto de días la incomodidad, e incluso cierto riesgo de congelación, estarán presentes.

La táctica habitual con una bota doble es introducir con nosotros en el saco de dormir los botines internos durante la noche, dejando la carcasa en el exterior. Por la mañana estarán secos y calientes.

Nuevos modelos de bota doble. Lo mejor de ambos mundos.

La evolución en botas dobles, aunque ha sido más lenta, también ha llegado. Comenzó con botas como La Sportiva Spantik o La Sportiva Baruntse -que dentro de una estructura más tradicional, rebajaban en mucho el peso y el volumen anterior- pero la evolución se ha convertido en revolución con la aparición de las botas Arc'teryx Acrux AR GTX y La Sportiva G2 SM.

Arc'teryx Acrux AR GTX. Bota triple con peso y volumen de simple

Ambas son botas dobles, con capacidad térmica y botín extraíble, además de una polaina exterior integrada,...pero su diseño no tiene nada que ver con lo conocido hasta ahora, y su volumen y peso es prácticamente el mismo, e incluso inferior, al de las botas simples con polaina integrada tipo Boreal Stetind o La Sportiva Batura 2.0 GTX.

Parte superior de la bota:
una verdadera coraza


Una bota de alpinismo tiene que protegernos totalmente, no sólo del frío, sino de golpes y patadas contra rocas, hielo, caída de piedras sobre el pie, etc. Por eso, la parte superior de la misma es muy dura, y lleva los refuerzos de caucho laterales fundidos con la suela que sirven de armadura a dedos y laterales del pie.
Hasta hace una década, la bota se acorazaba con materiales fuertes, básicamente cuero de gran grosor o plástico rígido. Ambos materiales eran pesados y voluminosos.
Pero al igual que con el cambrillón, en los últimos años los materiales PU, Kevlar, y otros, así como el diseño con protectores, han permitido disminuir en gran medida tanto el volumen como el peso, sin perder resistencia (y aquí es tan importante la disminución de peso -menor cansancio- como la de volumen -mayor agilidad-).
Este es el otro gran secreto de la nueva generación de botas simples y dobles.
Por supuesto, todas estas botas llevan protección total contra los elementos, e incorporan membrana transpirable e impermeable, en la mayoría de los casos Gore-Tex especial para calzado.
Arc'teryx Acrux AR GTX y La Sportiva G2 SM no son modelos iguales en cuanto a su enfoque y capacidad calorífica, pero sí que son un extraordinario ejemplo de lo que el nuevo diseño y la investigación en materiales pueden hacer -y ya están haciendo- por el calzado de montaña.

BOTA TÉCNICA MODERNA O CLÁSICA CONTEMPORÁNEA

La línea entre estos dos tipos de botas es muy leve, entrando ambas en el mismo grupo: botas simples rígidas. Su principal diferencia radica en la flexión y protección de la zona del tobillo.

El alpinismo técnico de dificultad moderno requiere de botas que permitan movimientos que en ocasiones pueden llegar a ser similares a los de la escalada deportiva. Hay un tipo de botas rígidas cuya zona del tobillo es fina y flexible, aunque con tensores para estabilidad, que se adapta especialmente bien en vías de mixto, hielo, alpinismo muy técnico, etc. Como ejemplo, Boreal Kangri Bi-Flex, Scarpa Mont Blanc Pro GTX.

Primero de todo dejar claro que cualquier bota “clásica” contemporánea, como Bestard Fitz Roy o La Sportiva Nepal Evo GTX, tiene un flexión de tobillo superior a cualquier modelo de hace unos años. Por eso también son más cómodas. A pesar de esta flexión, las botas sujetan mucho esta zona tan delicada, y el alpinista medio recibe un gran apoyo de seguridad en tramos delicados como medias laderas, nieve, etc.

Las botas más técnicas de caña más flexible son comodísimas; quien no las haya probado, se sentirá muy sorprendido, ya que con ellas se anda, literalmente, casi como con una bota no rígida. En el test que Juan Corcuera, Korkuerika, hizo para nosotros del modelo Scarpa Mont Blanc Pro, afirmó:

“Salvando las diferencias, en algún momento podemos tener la sensación de andar con una zapatilla en lugar de con una bota si estamos acostumbrados a botas pesadas y muy rígidas.”

Scarpa Mont Blanc Pro GTX

Pero su hándicap es evidente: el alpinista medio recibe menor sujección y estabilidad en situaciones complejas y en nieve, y especialmente en situaciones de cansancio, cuando toda ayuda es bien recibida. Una media ladera empinada es el mejor ejemplo. El diseño ayuda a sujetar, con sus tiras de tensión, etc, pero aunque ayuda bastante más de lo que parece, el montañero no recibe la seguridad lateral que proporciona una caña más rígida.

Estas son las impresiones de Juan Corcuera al respecto (¡¡siempre teniendo en cuenta que Juan es un alpinista de alto nivel, que en el momento de realizar el test pertenecía al Equipo Español de Alpinismo!! Es posible que su técnica y forma física le hagan manejar mejor este tipo de botas...) en el mismo test de la Scarpa Mont Blanc Pro:

“La duda que teníamos de las medias laderas se resolvió desde el principio con algunas laderas heladas en las que hubo que poner el crampón: aunque la bota es muy flexible nos sorprendió su buen funcionamiento sin cargarnos los músculos tibial anterior y peronéos, y sin tener que hacer una fuerza extra para controlar la caña de la bota.

Si que tengo que decir que, aunque la sujeción de tobillo es mejor de lo esperado al ver la flexibilidad de la zona, es menor de lo habitual en una bota de nieve, y eso se nota en algunos momentos de especial cansancio. Concretamente, después de una larga jornada en Telera, cuando descendiendo corredores se llega a la zona en la que se desciende caminando, hubiera agradecido algo más de apoyo.“

Corcuera
Korkuerika en el test de la Scarpa Mont Blanc Pro. Podemos ver los movimientos que permite la flexión de tobillo

Cada cual tiene que tomar su propia decisión: hay alpinistas medios con buena técnica que las prefieren por su comodidad, y los más técnicos y mejor preparados las emplean para sus vías- en realidad, es para lo que están diseñadas-.

Pero sea cual sea la decisión, la seguridad tiene que primar por encima de la comodidad. Sobre todo, teniendo en cuenta que una bota “clásica” contemporánea ofrece un confort y adaptación al pie impensable para una bota rígida hace pocos años.

CRAMPONABLE AUTOMÁTICA O SEMIAUTOMÁTICAMENTE

La gran mayoría de botas rígidas cramponan automáticamente, y la gran mayoría de botas semirígidas cramponan semiautomáticamente (excepto algunas que obligarán a emplear crampones de correas). Las excepciones a esta regla son rarísimas.

Arriba, bota semirígida con cramponaje semiautomático; abajo, bota rígida con cramponaje automático

Así que la elección correcta de equipo comienza por el tipo de botas que necesitemos. La bota elegida nos obligará a la elección de los crampones. Recordemos que hay crampones, como los Shark, de Edelrid, que en un solo par tienen los 3 sistemas de fijación: correas, semiautomático, automático. Aquí tenéis el video-test que les hemos realizado.

Botas de alta montaña para hombre

Comprar Ahora

Botas de alta montaña para mujer

Comprar Ahora

La sportiva G2 SM

Ver Producto

Buscar en el archivo

Texto a buscar

Por fecha

  

Por categorías









Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.

Artículos más recientes

Comentarios

Para introducir un comentario debes identificarte en Barrabes.com. Haz click aquí para identificarte.
1 comentario

1. gorkis - 29 Mar 2016, 11:19
Pues la verdad es que este artículo está bastante bien resuelto. Es claro en todo lo que explica, no se pierde en "texto de relleno" y te deja las ideas claras e cuanto a la posibilidad de elegir. Después ya cada cual, según el tipo de actividad puede elegir el tipo de bota. Es claro, conciso e interesante, además de ameno. Muchas gracias al autor.

Informar de comentario ofensivo
Suscríbete al Boletín
Suscríbete al Boletín Barrabes y sé el primero en enterarte de nuestras novedades.
Síguenos
Mantente al día de la actualidad de Barrabes desde las redes sociales.
Tiendas Barrabes
Visita nuestras tiendas y disfruta de unos espacios únicos.
¿Necesitas ayuda?
Envíanos tu consulta
ESCRÍBENOS
o llama al
974 215 497
o al 902 14 8000
(Horario: Lunes a Viernes de 9h a 19h.)